ODONTOPEDIATRÍA2017-06-01T10:31:43+00:00

ODONTOPEDIATRÍA

La odontopediatría es la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. En Barberá Clinic creemos que cuidar de los más pequeños de la casa es lo más importante ya que ellos son el futuro. Por eso como la boca de los niños no es igual que la de los adultos requiere de un trato especial y por eso ofrecemos tratamientos adaptados para los más jóvenes.

Una muestra de los tratamientos en odontopediatría es:

Aplicaciones de flúor e instrucciones de higiene oral.

El flúor es esencial para la salud bucal, ayuda a prevenir las caries y fortalece nuestros dientes, por eso es importante las aplicaciones de flúor en los niños para que crezcan con una dentadura sana y fuerte. También es importante la higiene oral ya que si se educa a los niños desde pequeños en la higiene oral en un futuro podrán mantener una completa salud dental, favoreciendo así la completa salud corporal.

Control del recambio dental.

Uno de los factores importantes a la hora de cambiar los dientes de leche a los dientes definitivos es el correcto control del espacio. A lo largo de las revisiones, iremos vigilando la posición en la que viene los dientes, si existe el suficiente espacio o incluso si es necesaria la extracción de algún diente para permitir la salida a los dientes definitivos. En caso de tener que quitar la pieza dental de manera prematura, se estudia la posibilidad de poner un mantenedor que evite el cierre del espacio para que luego entre el diente definitivo.

Extracciones de dientes de leche.

Los dientes de leche son dientes temporales, la dentadura de los niños cambia completamente a medida que van creciendo, hasta alcanzar la dentición completa definitiva. Es normal que a los niños se les caigan los dientes pero a veces es necesario extraerlos en la clínica. Suele ser un proceso muy simple, y el espacio queda sustituido por otro diente que será el definitivo.

Pulpotomías y pulpectomía.

Es el tratamiento del nervio de dientes temporales que presentan caries profunda con retracción pulpar, sin sintomatología clínica ni radiológica o con pulpitis (inflamación) coronaria. El mantenimiento de los dientes temporales es muy importante para el normal desarrollo de las estructuras orofaciales.

Empastes y coronas en dientes temporales.

ODONTOPEDIATRÍA -  -Proceso a través del cual eliminamos todo el tejido contaminado por bacterias para reemplazarlo posteriormente por un material que simule lo máximo posible la función y estética dental. A veces, el tejido careado es tan grande que es necesario, poner una funda dental que soporte las fuerzas masticatorias.

A pesar de que los dientes temporales son piezas que en un futuro se van a exfoliar (se van a caer), no debemos caer en el error de pensar que no es necesario empastarlas. Un diente de leche careado es un foco de infección en potencia que puede dañar los dientes definitivos que vienen detrás.

Mantenedores de espacio.

Traumatismos dentales en la infancia.

Se trata de una de las urgencias más comunes en las consultas dentales, sobretodo en niños de corta edad. El diagnóstico, la actuación precoz y el seguimiento en el tiempo son las claves del éxito.

Protocolo de actuación.

Si es un golpe a nivel de MUCOSAS (labio, mejillas, encía), enjuagarse con un colutorio antiséptico que lleve hexetidina. En caso de tumefacción o edema, además aplicar frío y presión sobre la zona. En caso de que la hemorragia no ceda o existan cortes, acudir a un centro médico de urgencias.

Fractura o avulsión del diente: Localizar el fragmento o diente perdido, para evitar posible aspiración, deglución o incrustación en partes blandas. Coger el diente por la zona de la corona, evitando en todo momento tocar la raíz. Si el diente está sucio nunca frotarlo con gasas ni lavarlo con agua a presión.

Debe acudir lo antes posible a la clínica conservando el diente en leche fría, suero fisiológico, solución de lentes de contacto o incluso la propia saliva (debajo de la lengua). A veces el diente se puede reimplantar si no ha pasado más de una hora, aún así no se puede garantizar el éxito del tratamiento hasta pasado un periodo de tiempo.

Diente incluido o con movimiento: No tocarlo y acudir lo antes posible al dentista.

¿Preguntas frecuentes?

¿Con qué edad debe un niño empezar a ir al dentista?

A partir de los 2-3 años recomendamos que los niños vengan al dentista. Se trata de una toma de contacto entre el niño y el odontólogo, es fundamental que los niños observen a otras personas acudir al dentista (puede venir con un hermano a cualquier otro familiar o persona cercana) y que se vayan habituando a tener un contacto con el sillón dental, los ruidos de las turbinas, las batas blancas etc.

Durante las primeras revisiones examinamos los dientes y nos cercioramos de que la cara y los tejidos faciales se están desarrollando con normalidad. También inculcamos al niño la importancia de una buena higiene oral y llevaremos a cabo un plan de odontología preventiva. Según un estudio realizado por la AEOP una boca infantil sana y controlada evitará más de un 70% de los problemas dentales de por vida

Recuerde que los padres son una parte importante de una visita exitosa al dentista. Los niños no tienen porqué estar asustados a no ser que hayan recibido información de una manera directa o indirecta a través de las personas que le rodean.

¿A qué edad debe dejar un niño de usar el chupete?

La supresión del uso del chupete en un niño es una ardua tarea para todos los padres. Una de las grandes luchas de los odontólogos, y en especial de los ortodoncistas, es el uso del chupete hasta una edad avanzada.

Los movimientos de succión y presión negativa que los niños realizan con el chupete, suponen un riesgo a nivel de las estructuras maxilares. Durante el crecimiento las estructuras óseas son muy endebles por lo que cualquier hábito que no se suprima a una edad temprana, puede acarrear deformidad esqueléticas futuras difíciles de corregir.

La edad ideal para suprimir el chupete en los niños es antes de los dos años, tratándose de una fase dura tanto para los niños como para los padres.

Consejos antes de traer a su hijo al dentista.

Jamás nombrar a su hijo antes de venir al dentista palabras como:

  • Dolor (ej: tranquilo hijo que no te va a doler).
  • Arrancar
  • Pinchazo
  • Llorar
  • Miedo

Hay que tener en cuenta que los niños que vienen por primera vez al dentista se enfrentan a una situación que no han vivido jamás. Si antes de que acudan a la consulta, está diciéndole frases como “tranquilo que no te va a doler”, “igual te tienen que arrancar algún diente”,”bueno, tu no tengas miedo que no pasa nada”, su hijo va a sospechar de una situación un tanto dolorosa anticipando una situación que no tiene porque ser desagradable.